10 razones para no meter a tus abuelos en residencias de ancianos

Hoy en día, cada vez son más las personas mayores que optan por vivir en un establecimiento de acogida para personas mayores en situación de dependencia (EHPAD). Si bien esta solución puede tener algunas ventajas, no es necesariamente la mejor para todos los abuelos.

10 razones para no meter a tus abuelos en residencias de ancianos
10 razones para no meter a tus abuelos en residencias de ancianos

En este artículo te vamos a dar 10 razones para no internar a tus abuelos en una residencia de ancianos.

1. Mantener los lazos familiares y la intimidad.

Los lazos familiares y la intimidad son elementos esenciales en cualquier relación. Los abuelos son a menudo fuentes de apoyo, amor y cuidado para sus nietos. Los EHPAD a menudo pueden ser lugares donde los lazos familiares son tensos y las relaciones íntimas son difíciles de mantener. Por lo tanto, internar a los abuelos en residencias de ancianos puede tener un impacto negativo en su relación con otros miembros de su familia y en su intimidad. Por ello, es importante encontrar soluciones alternativas para mantener el vínculo familiar y la intimidad de los abuelos, en lugar de internarlos en residencias de ancianos.

2. Evite el aislamiento y la depresión.

Los abuelos son miembros importantes de la familia y su aislamiento puede ser particularmente difícil de sobrellevar. Colocar a los abuelos en hogares de ancianos puede aislarlos de familiares y amigos, lo que puede generar sentimientos de depresión y soledad. Además, aunque los EHPAD ofrecen actividades y servicios destinados a mantener a las personas mayores en buen estado de salud física y mental, los resultados pueden no ser los mismos que los que se obtienen al quedarse en casa con familiares y amigos. Los abuelos que pueden quedarse en casa tienen más probabilidades de disfrutar al máximo de su familia y amigos, lo que puede ayudar a reducir sus sentimientos de depresión y aislamiento y darles la oportunidad de vivir una vida rica y plena.

3. Ofrecerles servicios adaptados a sus deseos y necesidades.

Los abuelos suelen ser miembros muy importantes de nuestras familias y se debe cuidar su bienestar y salud. Si elige no incluir a sus abuelos en el EHPAD, puede ofrecerles servicios que satisfagan sus deseos y necesidades. Al asegurarte de proporcionarles un entorno adaptado a sus necesidades médicas, podrás ofrecerles la atención y los servicios que mejor se adaptan a ellos. También puedes ofrecerles actividades adaptadas a sus capacidades físicas y mentales para estimular su mente y mantener su buena salud. Los abuelos también estarán más cerca de la familia en casa y podrán disfrutar de momentos especiales con sus nietos.

4. Evite el estrés y la ansiedad relacionados con el cambio.

Los cambios pueden ser estresantes y provocar ansiedad, y esto se aplica igualmente a los abuelos. Las personas mayores son particularmente vulnerables a los trastornos y malestares causados ​​por un nuevo entorno. La transición a un EHPAD, aunque a menudo bien intencionada, puede conducir a un período difícil e incluso a una sensación de pérdida de libertad y aislamiento. Los abuelos también pueden sentirse abrumados por los diversos cambios y desarrollar sentimientos de ansiedad y estrés. Por lo tanto, es importante evitar el estrés y la ansiedad asociados con el cambio tomando el tiempo para hablar con los abuelos y brindarles apoyo y consuelo cuando se enfrentan a un cambio importante.

5. Preservar su autonomía y su capacidad de decisión.

Los abuelos son miembros preciosos de nuestra familia. Al ofrecerles su autonomía y capacidad de decisión, les permitimos mantener su dignidad y su sentido de realización personal. En una EHPAD, los abuelos están rodeados de cuidados y atención las 24 horas, pero pierden su independencia y libertad de acción. Sus elecciones y decisiones son limitadas, y su capacidad para tomar decisiones importantes es limitada. En su propio hogar, pueden continuar viviendo sus vidas a su propio ritmo y en sus términos, conservando su autonomía y capacidad de toma de decisiones. Esto les permite mantener su dignidad y sentido de realización personal, mientras reciben asistencia y apoyo en el hogar si lo necesitan.

6. Permita que su familia comparta momentos especiales.

Los momentos que se pasan con los abuelos son privilegiados e inolvidables. Permiten a los familiares compartir recuerdos y valores con las personas mayores y comprender sus experiencias de vida. Manteniéndolos en casa, su familia puede disfrutar de estos preciosos momentos y de sus sabios consejos. Los abuelos son una fuente de inspiración y los momentos compartidos juntos pueden ser muy enriquecedores. Una presencia en el hogar también puede ayudar a unir a los miembros de la familia y mantener el vínculo entre generaciones.

7. Ofrecer continuidad de asistencia y acompañamiento.

Los abuelos son a menudo las primeras personas a las que llamamos para pedir ayuda. Están ahí para aconsejarnos, animarnos y apoyarnos. Al ponerlos en un EHPAD, los priva de esta continuidad de asistencia y apoyo. De hecho, al ubicarlos en un establecimiento, no les da la oportunidad de ayudarlo en caso de un problema y aprovechar su presencia. También les estás quitando la oportunidad de involucrarse en tu vida y animarte a alcanzar tus metas. Además, al estar en el exterior, no podrán ofrecerte el apoyo que esperas de ellos.

8. Limite el riesgo de abuso y maltrato.

La octava razón para no internar a tus abuelos en hogares de ancianos es limitar el riesgo de abuso y maltrato. Desafortunadamente, el abuso y el maltrato en los hogares de ancianos son más comunes de lo que piensas. Las personas mayores suelen ser frágiles y vulnerables, y necesitan un entorno seguro y protector. En los EHPAD, puede haber escasez de personal o normas de higiene deficientes. Los abuelos también pueden sufrir acoso o falta de respeto por parte del personal. Al mantenerlos en casa, puede monitorear su bienestar y asegurarse de que reciban el mejor cuidado y atención.

9. Permitir el acceso a una atención de calidad.

Los EHPAD (establecimientos de alojamiento para personas mayores en situación de dependencia) ofrecen asistencia médica y cuidados de calidad, pero no pueden ofrecer la misma calidad asistencial que un hospital o centro médico. Los abuelos que necesiten atención médica específica y especializada pueden no tener acceso a esta atención en un EHPAD. Además, es posible que la atención médica que se ofrece en un EHPAD no satisfaga las necesidades y preferencias específicas de los abuelos. La presencia y el apoyo de los seres queridos y familiares pueden ser muy importantes para el bienestar mental y emocional de los abuelos, y es posible que esto no sea posible en un EHPAD. Los abuelos merecen acceso a una atención de calidad, lo que puede no ser posible en un EHPAD.

10. Evita gastos adicionales relacionados con manutención y alojamiento.

En última instancia, los abuelos pueden alojarse en casa mientras reciben los cuidados necesarios. La atención domiciliaria es una opción más económica que la EHPAD porque permite montar un sistema de apoyo y atención en el domicilio, sin los gastos adicionales vinculados al mantenimiento y alojamiento de un establecimiento de alojamiento para personas mayores. Además, los abuelos pueden quedarse en casa y sentirse más seguros y rodeados de familiares y amigos. Los servicios en el hogar también pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de los abuelos al permitirles quedarse en casa, incluso si necesitan ciertos servicios y atención médica.

Patrice Groult
Soy Patrice Groult, periodista y creador del sitio web 10-raisons.fr. Tengo una larga experiencia en la prensa escrita y la radio. Me metí en el periodismo en 2004 mientras vivía en Nueva York. He trabajado para varios medios franceses, en particular Le Figaro y France Inter. En 2016, decidí crear mi propio sitio web, 10-raisons.fr. La fórmula era innovadora: artículos en forma de “10 razones para…”. Quería ofrecer contenido relevante y original, que permita a los lectores comprender mejor el mundo que les rodea. Desde entonces, 10-raisons.fr ha sido un gran éxito. El sitio ahora tiene más de 3 millones de visitantes por mes y sus artículos son compartidos por miles de personas en las redes sociales. Me esfuerzo por ofrecer contenidos de calidad y demostrar objetividad e imparcialidad en el tratamiento de los temas tratados.